Fiesta de mascaras

Un día te invitan a ti, Piru, y a Euge a una fiesta de máscaras en una casa de lujo de una pareja amiga y os animáís.

Lleváis unas máscaras y entráis en la fiesta. La mansión está llena de gente con máscaras, unos bailando, otros tomando copas mientras charlan, etc.

Al entrar, un mayordono os recoge los abrigos y os invita a entrar. Os vais a tomar una copa y mientras os sirven un caballero os comenta:

¿Qué tal? Parece que esta noche va a ser de las buenas.

Vosotros os quedáis dudando sobre lo que ha comentado. Bueno, nada importante, bailáis, encontráis a vuestros amigos que los reconocéis porque os dijeron como iban a ir a la fiesta de máscaras y así pasa el tiempo.

El caso es que a Piru comienza a nacerle una idea, extraña, dice que se siente extraña como con ganas de explotar, de bailar, de hacer cosas y que incluso está excitada. Todo esto es más extraño al ver que Euge y la otra pareja corroboran esas sensaciones.

Así, a medida que el tiempo va transcurriendo, las sensaciones se intensifican, incluso llegas a ver, a través de los pantalones, que muchísimos hombres están empalmados y que hay un montón de parejas bailando cada vez de manera más sensual y cariñosa.

porno
xvideos
redtube
youporn
pornhub
xnxx
xhamster
youjizz
beeg
videos maduras
videos transexuales
videos putas
jovencitas
incestos
colegialas follando
pornotube
tetonas
brunoymaria
petardas
cumlouder
conejox
fakings
orgasmatrix
pajilleros
puritanas
poringa

De pronto, un caballero se acerca a Piru y la invita a bailar. Es un caballero de buen aspecto aunque por supuesto con máscara.

Al bailar, el hombre se pega a ella mucho y Piru nota el paquete duro del hombre justo en su entrepierna y comienza a humedecerse su vagina.

Se está poniendo a cien.

El hombre restriega suavemente con movimientos anárquicos su verga dura a través de la ropa y Piru puede olerle y huele estupendamente. Ella se encuentra rara, está preocupada pero al mismo tiempo nerviosa y excitada como pocas veces.

El hombre roza con su nariz y labios delicadamente su cuello y a Piru se le ponen los pelos de punta. Mira a Euge y lo ve entablando una conversación con dos hombres y una mujer. A menudo mete las manos en los bolsillos porque está empinado y todos sabemos que necesita recolocarla, Piru esto lo sabe bien.

Buy this
  • Free