Experiencias Danesas

Yo las miraba y no me lo creía, le supliqué a María que me hiciese correrme para poder disfrutar más de la fiesta y lo hizo, y de que forma. Empezó con una cubana de forma que cada vez que mi polla subía entre sus tetas, me tocaba la punta con la lengua, así hasta que estuve a punto de correrme, pero de nuevo paró, me la cogió entre las manos, se la llevó a la boca y se la metió prácticamente entera. Comenzó a moverse muy poquito pero haciendo gran presión con los labios, me sujetaba para que no me saliese, se movía despacio pero segura de lo que hacia, movía la lengua y masajeándome los huevos me llevó al orgasmo, se la tragó aún más cuando notó la corrida y no se movió hasta que no quedó ni una gota. Fue una de las corridas más placenteras que he tenido.

Después de comer varios coños seguidos y recibir las atenciones orales correspondientes me puse de nuevo en marcha, empecé por los culos, primero Laura por viciosa, luego Ana por caprichosa, María por mamona y por ultimo Olga. Repetí los coños en ese orden y se sortearon el final. Acabaría recibiendo mi leche la que dijese la guarrada más grande. Laura propuso que me corriese en la cara de Ana mientras las danesas se repartían sus tetas y ella me hacia un beso negro.

Ana eligió a Laura para recibir la corrida en el culo, con Olga comiéndole el coño al mismo tiempo que recibía un consolador manejado por María que es follada por el culo con el consolador de cintura que maneja Ana. Las danesas se pusieron de acuerdo y dijeron que debían ser ellas las afortunadas, con una mamada a dúo mientras Ana y Laura les comen el coño y se masturban con sus juguetitos.

filmiki porno
polskie porno
erotyka
cipki
ruchanie
porno orzel
ostry sex
redtube
roksa
zbiornik
tube8
sek kamerki
lezbijki
nastolatki
amatorki
pornway
pornzone
datezone
shemale
mamuski

Como el que decidía era yo, elegí la proposición de Ana por ser la más excitante para mis ojos, de modo que me la follé a cuatro patas con mucho gusto, con la atenta mirada de tres mujeres que se masturbaban mirándonos y agarrando los melones de Ana mientras la jodo bien jodida, en definitiva, corrida espectacular.

Cuando me desperté, nos habían preparado el desayuno, pero se me quitó el hambre al verlas desnudas en la cocina. Según bebía una taza de café tenía la sensación de haber vivido eso mismo antes. Pregunté a María que la apetecía hacer y me contestó: "Habíais quedado en enseñarnos la cuidad y los bares de la Plaza Mayor no?"

Me volví a la cama, desperté a Ana y la hice el amor con pasión porque después de un sueño así, como para no estar a doscientos, no creéis?

Buy this
  • Free